El estrés es una enfermedad que ha estado en boga desde hace unos años para acá así que lo más probable es que hayas oído hablar de él. Sin embargo, a muchas personas todavía les sorprende cuando escuchan que alguien obtuvo permiso en el trabajo por sufrir de estrés crónico, o cuando se enteran de que la grave enfermedad de alguien se la adjudican al estrés como causa principal.

Esto no es nada de qué sorprenderse. De hecho, el estrés tiene consecuencias tan nefastas en el organismo como la mala alimentación, el cigarrillo o la obesidad. Esto quiere decir que si además de sufrir de estrés en tu vida, este lo combinas con alguno de los elementos mencionados anteriormente, tienes en tus manos una combinación potencialmente mortal. Si crees que la causa de tu estrés últimamente han sido los problemas financieros, aprende cómo ganar dinero extra en Gananci.

El estrés puede empezar de manera silenciosa, tan sutil que ni nos damos cuenta de que algo anda mal hasta que ya es muy tarde. Por otro lado, también hay personas que pueden estar sufriendo estrés crónico y no le dan la importancia necesaria porque creen que se trata de algo pasajero, lo cual no es así y puede llegar a ser algo muy peligroso para la salud si se instala en nuestra vida.

Es cierto que el estilo de vida que llevamos en la actualidad nos hace más propensos a sufrir de esta patología que antes, pero esto no quiere decir que debamos conformarnos y no hagamos lo que esté en nuestras manos para combatirlo.

A continuación, encontrarás algunas señales de que estás sufriendo de estrés crónico para que puedas evaluar si estás teniendo estos síntomas y empezar a tomar acción para contrarrestarlos:

– Ansiedad: este sentimiento es cuando sientes una gran inseguridad en lo que dices, lo que haces, a la vez te sientes inquieto, pero como si nada de lo que puedas hacer es suficiente para hacerte sentir mejor. A veces podemos sentir ansiedad en situaciones específicas y no quiere decir que estamos sufriendo estrés crónico.

El estrés crónico se llama de esta manera porque es un estado que se ha mantenido en el tiempo, casi siempre provocado por situaciones fuertes como problemas económicos, familiares o de salud, un trabajo excesivamente demandante, entre otras causas.

– Angustia: una de las maneras en que el estrés crónico se manifiesta es en esa situación de angustia que básicamente nunca se va, sino que se mantiene agazapada en el interior para mostrarse con toda su fuerza por estímulos que muchos podrían considerar insignificantes.

Este tipo de angustia es agotadora ya que te mantiene en un estado de alerta constante, una de las principales razones que llevan al insomnio, otro de los síntomas de que puedes estar sufriendo de esta patología.

– Insomnio: por más que quieras dormir te cuesta descansar y tus noches se hacen más largas debidos al insomnio lo que afecta tus actividades cotidianas, tu productividad, causándote problemas que no te dejan dormir en la noche, lo que se convierte en un círculo vicioso del cual cuesta mucho salir si no te lo propones y buscas ayuda.

– Acciones autodestructivas: cuando una persona sufre de estrés crónico, no es una sorpresa que busque calmar todas las emociones negativas que le embargan con acciones que no son precisamente las ideales para el caso.

Muchas personas recurren al alcohol para liberarse de todos los problemas que le aquejan, mientras otros se refugian en las drogas y otros ingieren cantidades excesivas de comida, todos comportamientos autodestructivos que tienen efectos inmediatos, pero después vienen los sentimientos de culpa y la situación se vuelve más grave pudiendo convertirse incluso en depresión.

El estrés crónico no es algo que deba ser tomado a la ligera ni subestimado, porque las personas que lo padecen aparte de los síntomas que de por sí son bastante difíciles de sobrellevar, pueden tener consecuencias aun más graves para su vida.

Los organismos de cada persona son como sus huellas dactilares, trabajan de forma única, por lo que algunos pueden tener más resistencia a sufrir esta enfermedad cuando otros pueden desarrollarla en apenas un par de semanas. Todo es válido.

Si al leer la información anterior identificas algunos síntomas en ti mismo, no te quedes de brazos cruzados. Es momento de hacer algo y agradecer por tener la fuerza para hacer los cambios necesarios para salir adelante.

Lo mejor que puedes hacer es consultar con un psicólogo o un coach de vida, estos profesionales te pueden dar las herramientas que necesitas para que logres dejar este capítulo de tu vida en el pasado. Para ayudarte con el tema del presupuesto para que no debas incluir sus honorarios profesionales dentro de tu presupuesto en caso de que tengas problemas financieros, mira cómo ganar dinero extra por internet y diversifica tu fuente de ingresos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here