Los bitcoins están siendo innovadores en el mercado y lideran un proceso de transformación de la concepción del dinero que hasta ahora se ha tenido. No obstante, esto no quiere decir que por ello no pueda presentar desventajas, sino todo lo contrario. Al ser un elemento del mercado que está siendo utilizado con cada vez más frecuencia, se hace parte de la normalidad el hecho de que su funcionamiento presente aspectos no tan positivos que se deben tener en cuenta.

Sin embargo, las desventajas a las que están expuestos los bitcoins son subjetivas porque incluso para algunos negocios o personas eso puede considerarse también un beneficio.

Asimismo, el bitcoin no parece conocer de límites puesto que aunque es una moneda descentralizada, porque su aumento constante lo ha llevado a superar la barrera de los 19 mil dólares, aunque en el pasado la devaluación del yuan y las restricciones impuestas por parte del gobierno chino han ocasionado un descenso en la misma.

Además, hay que tener en cuenta que es una moneda que no está regularizada por algún ente, así que puede sufrir variaciones repentinamente, aunque se ciñe a la economía global. Por consecuencias, los bitcoins presentan muchas aristas y para utilizarlos hay que tener en consideración diferentes aspectos, incluso aquellos que son considerados por muchos de los expertos económicos como desventajas.

1. Límite de emisión

Los bitcoins son finitos. Cuando lleguen a 21 millones, no se producirán más. A diferencia de las monedas nacionales, donde los bancos centrales pueden tomar la decisión de imprimir más papel moneda amparado en sus diferentes reservas, esto no sucede con los bitcoins, que se han establecido un límite. Cuando se alcance, se corre un riesgo importante de que la moneda comience a ser deflacionaria, lo que le restará atractivo a las inversiones que se puedan hacer en ellas.

2. Grado de confianza

El bitcoin es una moneda que tiene tan solo ocho años en el mercado, lo que quiere decir que aún es de muy reciente creación como para tener la aceptación de todo el mundo. Aunque a algunos parece no afectar eso, a otros les importa tanto que se abstienen del uso de las mismas.

Aunque desde el advenimiento de todo tipo de transacciones virtuales el dinero físico ha entrado en decadencia, muchas personas rechazan de plano el bitcoin porque es una criptomoneda, que por tanto no puede poseerse de manera tangible y eso pone en riesgo el dinero. Tampoco se puede dejar de lado que todas ellas no están resguardadas por un ente o un banco, sino que es un desarrollo web y puede ser propenso a hackeos sin que nadie tenga que responder al respecto. Aunque muchos ven esto como algo negativo, miles de millennials optan por el bitcoin precisamente por eso: está alejado de la banca tradicional.

Algunos países como Bolivia, temerosos de afectar sus endebles sistemas financieros, han optado por la parca situación de prohibir los bitcoins. Sin embargo, aunque está presente el temor de que las grandes potencias comiencen un proceso estricto de regulación de las criptomonedas, no se ha puesto en duda la estabilidad que ha inspirado el bitcoin a lo largo de los años. No obstante, cuando se logra alcanzar la libertad financiera, esta situación deja de tener relevancia.

3. Es volátil

Existe consenso en afirmar que esta criptomoneda parece ser bastante estable. Sin embargo, en ocasiones ha presentado grandes elevaciones en su precio, lo que ha atraído a miles a sumarse a la inversión. Aunque su precio se mantiene lineal en un mismo monto, en ocasiones se producen grandes subidas. En los últimos días, el bitcoin ha superado la barrera de los 19000 dólares, pudiendo aumentar más de 500 dólares en cuestión de minutos.

Esta volatilidad enfrenta a muchos usuarios al cuestionamiento permanente sobre si es o no una moneda segura y muy especialmente, si se corre o no el riesgo de que explote una burbuja financiera sobre la que se sostiene el bitcoin y que por consiguiente, lleve a desplomar el valor actual de esta criptomoneda.

4. Seguridad en el anonimato

Todas las transacciones que se realizan con bitcoins suelen ser anónimas. Esta es considerada por muchos como una ventaja. No obstante, algunas personas muestran su inconformidad, ya que no se tiene a alguien que pueda responder por ello, sino que incluso puede usarse para hacer fraude o lavar dinero obtenido ilegalmente. Esto se produce principalmente debido a que como es una moneda descentralizada, no existen instituciones específicas ante las que proceder en caso de reclamos.

Precisamente el hecho de que no haya quien respalde las transacciones que puedan llevarse a cabo hace que muchos potenciales inversores no tengan la confianza ni la motivación de usar los bitcoins, absteniéndose de utilizarlos.

5. Problemas frecuentes de redes

Las redes en general presentan un mismo problema, el poder ser hackeada. Muchos inversores de bitcoin optan por tener sus monederos en páginas que no son tan seguras pero que a cambio le ofrecen más ganancia. Sin embargo, esto puede resultar un arma de doble filo, debido a que muchos monederos han sido víctimas de robos.

Si la página puede ser hackeada, los monederos pueden ser de dominio del hacker que puede con mucha tranquilidad robar el dinero que hay invertido. Además de que, si esto sucede, no hay posibilidad de recuperar los bitcoins robados. Ni siquiera podrían comenzarse averiguaciones porque no hay marcos protectores de la misma. Solo se cuenta con los términos y condiciones que tiene la página en cuestión.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here