Actualmente el comercio electrónico ofrece un gran abanico de posibilidades de negocio. Pero eso no significa que emprender un negocio online no tenga sus riesgos como cualquier otro negocio.

Cada tienda online se caracteriza por una serie de atributos y son diferentes. Sin embargo, los emprendedores que deciden crear una tienda online cometen siempre los mismos errores que provocan el cierre de sus proyectos.

Por esa razón, he querido reunir a continuación los 6 errores más habituales que se cometen en las tiendas online con el objetivo de evitar que tu negocio fracase y pierdas el miedo a emprender:

  • Inicias un negocio online porque te han dicho que en Internet se vende bien

Muchos se han quedado sin empleo, han agotado todos sus recursos y necesitan realmente un trabajo para mantener a sus familias y sobrevivir.

Ante esta complicada situación y la desesperación, muchas personas han decidido lanzarse a iniciar un negocio por Internet. Genial, son valientes y luchan por tener un trabajo digno.

El problema es que no tienen ni idea de cómo funciona el ecommerce, no tienen un proyecto bien definido, no realizan un estudio sobre su mercado, su competencia y lo peor de todo es que no planifican bien su presupuesto, invirtiendo en cosas que tal vez no son tan importantes en ese momento y olvidándose de otras cosas que sí son relevantes.

 

  • Piensas que crear una tienda online es gratis

Para crear una tienda online necesitas una plataforma potente para vender tus productos o servicios. Para ello, necesitarás a un profesional que se encargue de diseñar tu plataforma, además de comprar un dominio, hosting e invertir tiempo en saber cómo funciona la plataforma y cómo ponerla en marcha.

Si quieres obtener un diseño serio, lo ideal es que compres una plantilla profesional e instales algunos plugins para potenciar tu ecommerce. Algunos tendrán algún coste y otros serán gratuitos.

Por otro lado, si piensas que los clientes van a llegar solos, estás equivocado. Debes invertir en acciones estratégicas para captar clientes y fidelizarlos: email marketing, SEO y SEM, redes sociales, blog, etc.

No olvides que tan importante es mostrar tu negocio como darlo a conocer. Es lo mismo que ocurre en una tienda física. De qué sirve tener una tienda en una calle no céntrica de la ciudad en la que vives, si no la promocionas y nadie sabes que estás ahí. Solo te conocerán tus vecinos y la gente que se preocupa por ti.

 

  • No cuidas a tus clientes

La experiencia de compra del usuario empieza desde que entra en la página web hasta que el producto llega a su casa, lo abre y comprueba que está impecable y funciona.

Mientras que en una tienda física puede parecer más fácil la atención del cliente porque es cara a cara y eso da más confianza, me pregunto: ¿una tienda online no puede ofrecer un servicio de atención al cliente inmediato?

Una página web debe contar con una sección de Contacto para que el usuario pueda preguntar todas las dudas que le surjan, mostrar un número de teléfono, y será un punto extra si cuentan con un chat online para resolver sus dudas al instante.

Además, no te olvides de la empresa que contrates para hacer los envíos. Si el paquete llega mal, con retraso o con cualquier problema, tú y sólo tú serás el responsable de ello.

 

  • No facilitas al cliente el proceso de compra

¿Por qué te empeñas en hacer formularios interminables para el cliente? Si el objetivo es que el cliente compre, no puedes pedirle que rellene un formulario de tres páginas, con datos irrelevantes para la compra. Cuantos menos clics den, más fácil, cómodo y rápido será el procedimiento.

Pregunta solo lo indispensable para que la compre se efectúe en cuestión de segundos. Ese es nuestro objetivo, no lo compliquemos aún más.

 

  • No ofreces variedad a la hora de pagar

Cada cliente tiene sus preferencias a la hora de pagar. Y si decides poner solo una forma de pago, desconfiarán de la web y no finalizarán el proceso de compra.

Por eso, es recomendable incluir al menos estas formas de pago que son las más habituales: tarjetas de crédito / débito, Paypal, transferencia bancaria y contrareembolso.

 

  • Ofreces poca información del producto y una mala calidad de imagen

La gran ventaja de las tiendas físicas es que el cliente puede tocar y ver el producto, por eso en las tiendas online deben esforzarse para explicar al detalle las características del producto y mostrar en fotos cómo es.

Las fichas del producto deben ser claras, explicar sus funcionalidades, características…para que no tengan duda sobre el artículo. Además, las fotos deben ser de calidad que permitan al cliente ver el producto cómo es.

Dejar respuesta