Sin saberlo, tus hábitos de belleza podrían dañar tu salud. Esto porque es probable que estés expuesta a bacterias o quizá abuses de productos nocivos. Averigua qué practicas podrían ser realmente perjudiciales.

1. Colocar uñas de gel

Aunque lucen sensacionales y se mantienen por dos o más semanas, la Academia Americana de Dermatología advierte que podrían causar problemas en las uñas como adelgazamiento, fragilidad, descamación o agrietamiento.

Estas consecuencias quizá son el efecto de los productos químicos, como la acetona. Es un producto que reseca e irrita las uñas y piel que la rodean. En algunos casos, una reacción alérgica a la acetona podría ser dermatitis.

Para reducir el impacto, los especialistas recomiendan rehidratar las uñas varias veces al día con productos hidratante como la vaselina. También durante su aplicación, solicita que te protejan la piel de tus manos.

2. Dejar los cabellos en tu cepillo

Es normal que los cabellos se acumulen en tu cepillo, pero dejarlos, más los residuos de los productos de cuidado que te aplicas y la piel muerta, puede hacer que tu pelo se vuelva grasoso, afirma Francesca Fusco, asistente de dermatología en el Hospital Mount Sinai en Nueva York.

La especialista recomienda quitar todos los días los cabellos de tu cepillo con un peine o con tus dedos. También es importante que al menos una vez al mes laves el cepillo con agua y jabón.

3. Poner pestañas postizas

El uso indiscriminado podría provocar pérdida temporal de las pestañas, inflamación de párpados e infecciones de la córnea y parpados, explican especialistas de la Academia Americana de Oftalmología (AAO).

Esto por el polvo o por las pequeñas impurezas que se quedan pegadas en el nacimiento de las pestañas. Para evitarlo, reduce su frecuencia y limpia los excesos de pegamento y polvo antes de quitarlas.

4. Abusar de la exfoliación

Esta rutina te ayuda a deshacerte de las células muertas de tu piel y te ayuda a lucir una piel limpia y lozana, pero cuando abusas de este tratamientos causas irritación, enrojecimiento, inflamación, ardor y lo que es más, te haces susceptible a las quemaduras de sol, explica Dennis Gross, miembro de la Academia Americana de Dermatología.

5. Usar pinceles sin lavarlos

Estos accesorios tienden a acumular bacterias que en caso de tener alguna lesión en la piel podrían causarte alguna infección. Para protegerte, es necesario que los laves regularmente y nunca los prestes o utilices el de alguna amiga, aconseja Clay J. Cockerell, Clinical Professor of Dermatology University of Texas Southwestern.

6. Compartir las navajas

Es una mala idea compartir las navajas, aunque sea la de tu pareja, pues es una vía fácil de contagio de hepatitis B y C e incluso herpes. Tampoco es recomendable que uses por varios meses la misma navaja, ya acumulan bacterias y moho.

Las navajas son de uso personal que debes enjuagar perfectamente después de cada uso y déjala secar al aire. Es recomendable que cambies los repuestos de las máquinas de afeitar cada dos semanas, recomienda Francesca Fusco.

7. Probar los cosméticos

Aunque uses un aplicador desechable no es suficiente para protegerte de los microbios. Incluso, los maquillajes de “prueba” suelen contener estafilococos, estreptococos o E. coli. Es mejor que pidas una muestra gratis del producto.

Aunque estos hábitos parecen inofensivos si pueden causarte problemas de salud, como leves o fuertes infecciones por virus y bacterias. Si sueles tener alguna de estas prácticas es momento de actuar.

Dejar respuesta