Sin importar si tus ganancias son pocas o abundantes, según Gananci, existen métodos que son efectivos cuando se desea ahorrar.

Hay quienes tratan e intentan por todos los medios de ahorrar, pero simplemente no pueden lograrlo. Quienes ahorran usualmente lo hacen para luego hacer compras de cosas que desean o necesitan, así como también hay quienes ahorran para disponer de dinero en caso de presentarse situaciones imprevistas.

No obstante, no todas las personas saben cómo ahorrar, por lo que sus estrategias para guardar dinero terminan en intentos fallidos.

A continuación, queremos compartir contigo 7 métodos que no fallan para que logres ahorrar y disfrutar de la tranquilidad que proporciona el saber que hay dinero en fondo para cualquier situación inesperada.

Métodos para ahorrar dinero

1. El método japonés: kakebo

Pese a que se basa en la estructura de un libro de contabilidad, aun así, genera sencillez para plasmar los cálculos de entrada y salida de dinero. Su mejor beneficio es que permite visualizar en qué, cómo y cuántos son los gastos mensuales.

Se empieza por anotar cuáles son los gastos fijos, tal como los de agua, luz y otros servicios, y de allí se deduce cuánto dinero quedará libre. Sin embargo, cada vez que se realice un gasto es necesario apuntarlo en la sección que corresponda, por ejemplo: alimentos, calzado, ropa, cultura, caprichos, ocio, entre otras.

Todo debe ser anotado, nada debe quedar por fuera, incluso si el gasto ha sido muy pequeño. Esta lista nos permitirá ver cuáles son esos gastos innecesarios que realizamos a fin de eliminarlos, y ver cuánto dinero se puede ahorrar una vez que tales egresos sean suprimidos.

2. Método Alp

Este método se llama “aparta lo primero”, y ha sido propuesto por José Carlos Álvarez Jiménez. También resulta tener mucha efectividad, aunque exige de voluntad. Consiste en destinar una parte del ingreso mensual para ahorrar y se utilice lo que sobra para vivir, durante el resto del mes. Una vez que se ha apartado una determinada cantidad para el ahorro el mismo cerebro empezará a buscar las soluciones para poder sobrevivir.

Antes de comenzar se debe examinar la cantidad de dinero que ingresa durante el mes, en qué se está gastando, y cuánto. Para ello, se sugiere realizar dos columnas, una en la que se apunte lo que se gasta por concepto de gustos, y otra de los gastos por necesidad. La idea es tomar el dinero de la columna de los caprichos o gustos y destinarlo al ahorro, sobreviviendo con lo que realmente es necesario.

3. Método de ahorro Harv Eker

 

Este método fue propuesto por T. Harv Eker en su libro:  “Los secretos de la mente millonaria”, y se basa en una serie de porcentajes.

Por ejemplo, un 10% está destinado para los ahorros, y no se le puede asignar otro uso. Un 10% para continuar la formación, tanto a nivel personal como profesional, comprar libros, cursos, exposiciones, seminarios, entre otros.

Un 55% es destinado para aquellas necesidades que son imprescindibles, como las del hogar, la comida, el agua, la luz, entre otras. Un 5% el autor lo considera necesario para hacer donativos.

Otro 10% es empleado para invertirlo a largo plazo, como viajes familiares, renovar algunos muebles, sacar licencia para conducir, y otros. Finalmente, un 10% se deja para gastarlo en gustos, entretenimiento, recreación. Es decir, está destinado para satisfacernos de forma inmediata.

Distribuyendo el dinero de esta manera es posible tener ahorros sin tener que hacer sacrificios cuando algo nos guste.

4. El método de los 30 días

Este método consiste en reunir muchos euros durante un mes, y con ellos emprender grandes metas, como comprar un auto, o pagar incluso la cuota inicial para una vivienda. Cada día se ahorra, un euro el primer día, el segundo día 2 euros, 14 euros el día 14, y así sucesivamente. Al final del mes se contará con una buena cantidad.

Este método permite cultivar el hábito del ahorro. De igual modo, es posible hacerle ajustes dependiendo de la cantidad de nuestros ingresos.

5. El método de las 52 semanas

Este método quizás parezca un poco tradicional, pero realmente es efectivo, pues, se trata de colocar dinero en una caja o una lata durante 52 semanas. La cantidad de dinero que se debe depositar debe coincidir con la semana. Por ejemplo: durante la semana 1, debes depositar 1 euro, en la semana 10 metes 10 euros, en la semana 40, depositas 40 euros, y así.

Al final de las 52 semanas se habrá reunido una cantidad de dinero que supera los 1000 dólares, sólo que para cumplir con esto se debe tener disciplina y esfuerzo, dejando de lado muchos gastos que no son necesarios.

6. Método de los sobres

Este método también es antiguo, pero continúa demostrando tener eficacia. Se trata de tener el dinero en efectivo y realizar la cuenta de los gastos que se harán durante todo el mes. A cada sobre se le coloca es gasto hacia el cual va destinado el dinero.

Ordenando el dinero en los sobres, es más fácil observar de cuánta cantidad de dinero realmente se dispone para gastos adicionales. Del dinero disponible, sólo se debe gastar un 10% y el resto destinarlo al ahorro.

7. Guardar dinero en la alcancía

Este es uno de los métodos más tradicionales que puedan existir, ya que es uno de los primeros pasos para aprender a ahorrar. Se puede empezar guardando el dinero que ha quedad después de hacer alguna compra, o simplemente meter algo diario para crear el hábito.

Luego de tener suficiente se debe colocar en una cuenta de ahorros, en la cual el dinero empezará a generar renta.


Aplicando alguno de estos métodos seguro podrás reunir el dinero que necesitas para comprarte aquello que tanto deseas, o simplemente tendrás un fondo para cuando se presenten situaciones no esperadas. Tener dinero ahorrado siempre genera cierta tranquilidad

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here