Desde tiempos inmemorables nos hemos enfrentado a uno de los retos atemoriza a la mayoría: hablar en público. Ya sea una pequeña presentación oral o una defensa de tesis de grado, puede aterrar a cualquiera. Si no tenemos suficiente confianza en nosotros mismos y nos ponemos muy nerviosos, cometeremos el error de convertir nuestra presentación en un acto caótico y traumático.

Efectivamente, la habilidad de entregar la información debe ser impecable en cualquier empresario. Estas personas están constantemente asistiendo a reuniones de negocios donde deben presentar sus opiniones o avances en el trabajo, de forma clara e inequívoca. De esta forma, el mismo concepto se puede extrapolar a cualquier tipo de profesión o empleo. Siempre existe la necesidad de comunicar cierta información a nuestro jefe o compañeros de trabajo.  

Solamente un pequeño grupo de personas disfrutan la tarea de hablar en público y exponer sus ideas de forma oral. Si quieres pertenecer a este tipo de individuos, tenemos algunos consejos que te ayudarán a conseguir tu objetivo:

1. Relájate antes de comenzar

Si antes de empezar la presentación ya estas sudando y con el corazón latiendo a mil por hora, probablemente no puedas comunicar tus ideas de forma eficiente. Tómate unos diez minutos antes de tu presentación para entrar en un estado de calma y paz.

Puedes recurrir a las técnicas de meditación o prueba estos excelentes ejercicios de respiración para relajarte en menos de un minuto.

2. Adquiere una postura segura

Si no le das suficiente importancia a tu postura, tengo una increíble noticia para ti. Tu postura define tus niveles hormonales ¿increíble, no? Una reconocida psicóloga de la universidad de Harvard encontró que ciertas posturas favorecen los niveles de estrés mientras que otras ayudan a combatirlo.

Según esta investigación, mantener los brazos cruzados y los músculos tensos, genera niveles altos de cortisol en el cuerpo. Este compuesto es el responsable del estrés. Contrariamente, cuando mantenemos posturas relajadas y abiertas – como sentarte con seguridad ocupando todo el espacio en una silla – los niveles hormonales cambian totalmente y la hormona del estrés disminuye. Conjuntamente, los niveles de testosterona aumentan y nos hace sentir más confiados.  

Por ello, la próxima vez que te enfrentes a una presentación, “engaña” a tu cuerpo y adquiere posturas seguras para alterar la química de tu cuerpo.

3. Contacto visual

Una vez que empieces a hablar, no mires al vacío o a un punto fijo. Aunque puede resultar intimidante, establece contacto visual con cada uno de los espectadores. Esto incrementará la empatía y creará un ambiente mucho más íntimo.

Enfócate en las personas que se muestren receptivas a tu discurso – las que asienten y sonríen – y omite las que expresan cierto nivel de disgusto o inconformidad por medio de su lenguaje corporal.

4. Hablar lento

Los nervios hacen que tus palabras salgan disparadas de tu boca. Controla este hábito y disminuye la velocidad a la que hablas. Intenta hablar un poco más lento de lo normal para evitar cometer errores.

Muchas veces las presentaciones tienen un tiempo definido, práctica a una velocidad aceptable tu discurso para comprobar que usas el intervalo de tiempo adecuado.

5. Usa una presentación visual

Capta la atención de tu público con una presentación llamativa en PowerPoint. Incluye muchas imágenes que generen interés en las personas. Omite los largos bloques de texto que convierten tu exposición en un acto tedioso y pesado.

6.  Se dinámico

Prueba con cambiar el tono de tu voz para hacer énfasis en ciertos aspectos. Si llevas toda la presentación con el mismo tono monótono, la audiencia puede aburrirse.

Además, invita al público a interaccionar contigo mediante preguntas y respuestas.

7. Se divertido

Si el contexto lo permite, rompe el hielo con una frase empática y ocurrente. Esto aliviará las tensiones entre el público y tú. Además, sonreír de manera sincera también aumentará la confianza entre ambos bandos.

8. Prémiate

Dar una presentación oral no es una trivialidad. Así que premia todo tu esfuerzo al finalizar la difícil tarea, ¡lo lograste!


¡Ya estás listo para enfrentarte al público de la mejor manera! Recuerda, la clave está en la confianza y siempre mostrarte seguro. No te quedes sin compartir tus consejos para realizar una presentación exitosa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here