Quizás toda tu vida has soñado con tener un centro de yoga, pero no sabes todavía cómo ponerlo en marcha. Tal vez no quieres sumarte a la tendencia de abrir negocios aburridos que luego serán abandonados por falta de pasión. Por ello Gananci nos muestra una serie de consejos sobre los negocios más creativos y originales.

Tener un centro de yoga, es parte de las experiencias que podrían catalogarse como únicas. Por ello, queremos darte un conjunto de recomendaciones para que comiences de una vez tu emprendimiento en el sector de crecimiento personal.

Esta disciplina, originaria de la India, aporta beneficios que cada día gozan de mayor reconocimiento en Occidente, lo cual ha permitido que su práctica se extienda cada día más, ya que por medio de ejercicios de respiración, movimientos físicos, meditación y relajación, la persona puede experimentar serenidad y sentirse equilibrada.

Los beneficios del yoga

Entre sus numerosos beneficios es posible mencionar el equilibrio, la flexibilidad y la fuerza que proporciona al cuerpo. Asimismo, ayuda a sentir vitalidad y energía, lo cual trae mejoras al sistema cardiovascular.

El sistema digestivo e inmunológico también se ven beneficiados, sin mencionar que esta práctica también permite que el sistema nervioso tenga un mejor funcionamiento. Hay quienes se ven beneficiados incluso en la medida que pueden manejar mejor su peso corporal.

A nivel mental también es posible disfrutar los beneficios de la práctica del yoga. Por ejemplo, se sabe que el yoga es uno de los mejores antídotos para disminuir el estrés. Del mismo modo, también es posible tener una concentración.

Cuando se empieza a incursionar en esta práctica, los hábitos que no resultan beneficiosos van siendo sustituidos por unos más saludables. De forma general, practicar yoga contribuye a tener mayor estabilidad emocional.

Quienes practican yoga disfrutan de una buena autoestima, dado que esta disciplina proporciona las herramientas adecuadas para tener una mejor percepción sobre la realidad y sobre nosotros mismos.

El yoga de igual manera contribuye a tener una mejor conexión, tanto con nosotros como con el resto.

Todas estas razones son más que suficientes para quienes desean abrir un centro de yoga. En términos generales, podría decirse que abrir un centro de yoga es apostar por la buena salud de una comunidad.

El mercado de un centro de yoga

Quienes buscan los servicios de un centro de yoga usualmente son clientes, conformados en su mayoría por mujeres, cuyas edades oscilan entre los 20 y los 50 años, quienes además destinan un porcentaje de sus ingresos para mantenerse activas y con buena salud.

Sin embargo, los beneficios que aporta esta práctica están haciendo que cada día sean más los hombres que se sumen, así como aquellos profesionales que se sienten bajo estrés en los entornos laborales.

Otros factores: ubicación e implementos

Independientemente si el centro de yoga que se pretende abrir haya sido pensado para ser grande o sólo ocupar un pequeño espacio, hay ciertos factores que son elementales, como por ejemplo el hecho de que este no puede tener una ubicación en la cual haya mucho ruido alrededor, ya que la tranquilidad es importante para lograr la concentración.

No obstante, es importante que, pese a ello, el lugar en el cual esté situado le permita estar lo suficientemente visible para que el público interesado pueda verlo, y que sea de fácil acceso.

Es necesario que el centro de yoga cuente con un área de estacionamiento, incluso si esta no es grande.

Otro detalle que debe ser considerado es la forma en la cual estará ambientado el centro, ya que no se recomiendan decoraciones sobrecargadas, pues, lo importante es que quienes visiten el lugar puedan conectarse inmediatamente con la armonía y la tranquilidad.

Entre los implementos con los cuales se debe contar se encuentran las tiras de yoga, pelotas, espejos, los tapetes, algunas estanterías, así como también debe haber una computadora y, una de las cosas más importantes, un sistema de sonido a través del cual los visitantes puedan escuchar música para relajarse.

Otros servicios

Los centros de yoga también pueden ofrecer otros servicios capaces de generar ingresos, tal como algunos cursos.

Una buena idea sería visitar otros centros de yoga de la localidad para investigar qué servicios están vendiendo a su público, poder inspirarse y así tratar de crear algo que sea novedoso y logre atraer más personas. Es decir, encontrar un punto para lograr diferenciarse en el mercado.

Algunos de los cursos que podrían ser ofrecidos a los clientes podrían ser aquellos que son introductorios, para quienes nunca hayan tenido contacto con esta disciplina y deseen iniciarse en la práctica.

Estos cursos para principiantes puede diseñarse de forma que ayude a quienes empiezan a tener familiaridad con algunos de los términos relacionados con la disciplinas.

Es importante que los cursos iníciales sean impartidos de forma más lenta y acompañado de descripciones y todos los comentarios necesarios que los instructores puedan hacer.

Otro curso que podría impartirse es el de hatha, es decir, el yoga que se practica enfocándose en las posturas, ya que muchas personas buscan esta división por los beneficios físicos que aporta, como una mayor flexibilidad y mejor fuerza muscular.

El curso de hatha puede estar dirigido a todo tipo de personas, ya que además ayuda a tener mejor concentración y permite sentirse relajado. Es decir, aporta beneficios que son muy buscados para encontrar equilibrio, a nivel mental.

Otra de las ramas que tienen auge, y que podría impartirse como curso, es el yoga pre y post natal, ya que son muchas las mujeres embarazadas que buscan sentirse preparadas física y mentalmente para el momento del parto.

Practicar este tipo de yoga también es benéfico para tener una mayor elasticidad en la cadera y la pelvis, además que implica mejoras para la columna vertebral.

De igual modo, las técnicas de respiración permiten que, tanto la madre como el feto, tengan una mejor oxigenación. Luego del embarazo, la madre también puede beneficiarse fortaleciendo su cuerpo, y logrando sentir mejoría en la región pélvica, la espalda, fortalecer las piernas, y ayudar a su cuerpo a sentirse libre de tensión, incluso en partes específicas como el cuello, los brazos y los hombros.

Otra de las ramificaciones que podrían ser impartidas como cursos en un centro de yoga es el kids yoga, o yoga para niños, ya que esto contribuye a que los pequeños puedan crecer teniendo conocimiento de que existe otra forma armoniosa de vivir, sin necesidad de competir, tal y como le enseñan en los colegios, y que sólo contribuye a que estos se desarrollen bajo tensión.

La práctica del yoga ayuda a los pequeños a tener conciencia sobre su respiración, su cuerpo, la energía que manejan y tener un mejor control de sus emociones.

Al ofrecer estos cursos también se puede brindar de forma adicional el servicio de otras áreas, tales como el dibujo y la música, los cuales también pueden transmitir buenos valores y enseñar una convivencia armónica.

Finalmente, es importante manejar una buena política de costos que también resulte atractiva para los clientes.

Por ejemplo, se puede trabajar ofreciendo la posibilidad de disfrutar de los servicios a través de una suscripción mensual que, una vez que ha sido cancelada, le permite a los clientes disfrutar de otros servicios adicionales en otros espacios del centro, en lugar de pagar sólo por cada clase y tener beneficios limitados.

A los clientes que frecuentan más el sitio, o por tiempo de antigüedad en la afiliación, también se le puede ofrecer algún tipo de descuento especial.

Creando planes atractivos y ofreciendo los servicios adecuados, es posible abrir un centro de yoga que logre captar la atención de muchos potenciales clientes y se convierta en un negocio exitoso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here