Mallorca recibe bastante turistas durante todo el año, ya que sus playas y sus paisajes atraen a todo tipo de gente. Pero esta isla aún tiene rincones donde la tranquilidad rodea toda la zona, este lugar no es otro que Cala Torta, lugar que encontrarás en el municipio de Artà donde podrás ver unas calas que nunca olvidarás.

Para poder visitar Cala Torta tendremos que llegar primero a Artà, una vez allí tomaremos la carretera del Racó unos 10 kilómetros, una vez llegamos al final del camino, veremos una bifurcación, el camino de la izquierda nos llevará a Cala Mitjana y el de la derecha a Cala Torta, pero antes tendremos que pasar por una pista de kilómetro y medio en pleno pinar y dunas. Durante todo este camino podremos observar unas hermosas vistas de montañas, bosques y cada vez que estemos más cerca de la cala, iremos viendo crecer el mar.

Una vez llegamos veremos un inmenso paisaje donde la arena fina y blanca estará durante los 150 metros de largo que tiene la cala, además de otros 100 metros donde poder tomar el sol, leer, jugar, etc…con el suficiente espacio para que no te moleste nadie con la toalla. Por otro lado si lo que quieres es disfrutar de la gente, no dudes en ir al chiringuito que tiene esta playa, en él podrás disfrutar de sus platos de pescado, y de la parrillada mixta de pescado y marisco, aunque también tienen snacks y bebidas.

En Cala Torta podrás disfrutar de un baño en sus aguas cristalinas color turquesa, además el paisaje que ofrece con los pequeños barcos fondeando a pocos metros, es digna de una postal. Sin embargo la playa tiene mucha pendiente, por lo tanto hay que ir con cuidado, pero por otro lado es ideal para la gente que le gusta zambullirse o para la gente que practica buceo. Esta playa es el lugar escogido por muchos lugareños para practicar el nudismo, aunque hay que decir que esta cala depende mucho del viento, ya que no está resguardada y puede ser molesta la arena.

Muchos eligen Cala Torta como punto final de una pequeña ruta de cicloturismo, esta ruta empieza en Capdepera y se extiende en 22 kilómetros, se coge un camino de montaña en Cala Mesquida que está marcado por unos puntos rojos. Durante el camino, mientras pedaleamos podemos disfrutar de un paisaje rico en naturaleza, lleno de montañas, rocas bajas, arbustos de tomillo, pinos, lentiscos y muchos palmitos, donde el tiempo se te pasará rápidamente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here