Men rest after salvaging metal on the 30th floor of the "Tower of David" skyscraper in Caracas. (Jorge Silva/Reuters)

Escrito por: Dennys Ledezma (@Dlxndr85)

Una de las tantas tardes como de costumbre vía a la universidad en donde hago vida como estudiante camino hacia la estación más cercana del sistema Metro de Caracas de lo mas azorado, claro está motivado a la premura del tiempo. Realmente no me importaba si estaba o no colapsado el transporte o si simplemente hacía mucho calor, lo que me interesaba era llegar justo a la hora que me correspondía.

En ese andar en la denominada “hora pico” algo llamó poderosamente mi atención tanto que me tomo la licencia de escribir sobre el asunto. Para nadie es un secreto el problema de escasez en alimentos básicos, medicinas y hasta productos cosméticos que actualmente vivimos los venezolanos, quizás sea algo trillado redundar sobre este mal que aqueja a la ciudadanía, pero es que no se trata de si es repetitivo o no, se trata del asombro que me causó observar en poco menos de dos cuadras una columna de trabajadores informales llámense también “buhoneros”, con tantos productos como deberían estar las grandes cadenas de supermercados y farmacias.

Este oasis de productos está ubicado en pleno centro de la ciudad capital, en la llamada avenida Baralt, específicamente entre la esquina de Muñoz y la esquina La Pedrera, señalo el punto por si usted desea abastecerse con los productos de la canasta básica. Aclaro no estoy haciendo ningún tipo de publicidad.

Volviendo a mi asombro que como venezolano de a pie me atañe y que como periodista en formación me parece conveniente mencionar, debo ir justo al meollo del asunto. Es frustrante necesitar de algún rubro de la canasta y no conseguirlo en presentación “regulada” o del bien llamado “Precio Justo” en las macro cadenas públicas o privadas, pero sí conseguirlas a la orden del día en todos los tamaños, de todas las formas a un precio que multiplica diez veces el normado por el Estado.

Buhoneros

En el primer trimestre del año el gobierno nacional en una campaña por  demostrar su hegemonía en contra de una llamada “guerra económica” comenzó a investigar a grandes cadenas de supermercados y farmacéuticas  con el fin de acabar con el escasez reinante.

Según lo anteriormente escrito y luego de repasar las políticas del gobierno en materia de alimentación me pregunto: ¿por qué los buhoneros tienen productos regulados y a precios exorbitantes?

Esto me hace recordar a la llamada: “Torre de Babel” aquella edificación que se menciona en el antiguo testamento de la Biblia, específicamente en  el capítulo 11 del “Génesis” en el cual se afirma que el hombre pretendía alcanzar el cielo  y que en ese afán para evitar el éxito de la  edificación Dios hizo que los constructores hablaran diferentes idiomas creando así una gran confusión en su comunicación. Tomo como referencia esta historia bíblica para compararla con esta ciudad debido a que realmente vivimos en una constante confusión, llama asombrosamente la atención que los productos básicos están más que  desaparecidos de las grandes cadenas, pero están como por arte de magia en todas las esquinas y a un sobre precio que escapa del bolsillo del venezolano con salario mínimo.

¿ Acaso será que nos encontramos inmersos en una Caracas que se convirtió en una “Torre de Babel”  y estamos a la buena de Dios en manos de comerciantes sin escrúpulos que solo buscan lucrarse debido a la anarquía que existe  con estos trabajadores informales?

Triste, pero cierto…

*Fotos: Noticia al día

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here