La cirugía íntima femenina o cirugía estética genital consiste en una serie de procedimientos quirúrgicos que tienen por objeto mejorar el aspecto y funcionalidad de los genitales femeninos. Las mujeres que solicitan cirugía plástica en la mayoría de los casos desean reparar una malformación congénita, mejorar estéticamente la zona genital tras diversos partos o, simplemente, rejuvenecer y embellecer el aspecto más íntimo de su cuerpo.

La cirugía genital busca recuperar características propias de la juventud como la membrana himneal, la reducción del monte de Venus. También corrige condiciones como la hipertrofía de labios mayores e hipoplasia de labios menores y mayores. Este procedimiento también comprende otro tipo de técnicas. Múltiples causas pueden llevar a una mujer a consultar este tipo de cirugía, siendo el parto el motivo más frecuente. La anatomía de la pelvis femenina suele verse afectada mayormente por el alumbramiento.

Durante el parto se producen alteraciones, y a veces lesiones, de los tejidos que rodean el canal vaginal. La madre que recién ha dado a luz, difícilmente puede notar este tipo de cambios ya que se consideran consecuencia del trabajo de parto. Sin embargo, con el tiempo, la mujer comienza a sentir alteraciones no deseadas en sus genitales.

Las alteraciones más frecuentes por este motivo están relacionadas con afectaciones del suelo pélvico que pueden generar, entre otras condiciones: prolapso genital o descenso de tejidos o genitales a través de la vagina, amplitud vaginal y eventual incontinencia.

Otro tipo de motivaciones pueden ser las de orden patológico. En estos casos, el rejuvenecimiento vaginal puede reajustar las estructuras que han sufrido daños, devolver la forma y mejorar la sensación en la relación sexual.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here