Levi’s, la marca que llevó a los consumidores los primeros pantalones vaqueros de mezclilla hace 130 años, cree que el énfasis que se puso durante mucho tiempo en el tamaño de la cintura y la silueta -con estilos boot o skinny (pegaditos a la pierna), por ejemplo- no le ofrece a las mujeres unos pantalones vaqueros que complementen su tipo de cuerpo.

Pero la nueva línea Curve ID de Levi’s sí lograra ese objetivo, asegura el presidente de la compañía, Robert Hanson.
“Las mujeres tienen entre sus principales frustraciones no encontrar los vaqueros indicdos para su cuerpo”, agregó Hanson, quien considera que los jeans son una prenda tan delicada para la mujer como los sostenes y trajes de baño.

Hanson y el vicepresidente de diseño de prendas de mujer, You Nguyen, se reunieron en fecha reciente con tres modelos en la oficina de Levi’s en Manhattan.

Todas tenían una figura similar: perfecta, esbeltas y cintura 27 de Levi’s, con mínimas diferencias.

Una modelo tenía las caderas estrechas con una pequeña diferencia en el ancho. A menudo ella tiene dificultades con pantalones que se asientan bien en la cadera y el muslo pero le aprietan la cintura.

Otra de las chicas tenía una forma más proporcionada, pero los vaqueros que le venían bien en la cintura no le quedaban en la cadera y los muslos. La tercera, de cadera más ancha, tenía el problema de pantalones que le quedaban bien en esa parte del cuerpo y los muslos, pero le hacían un hueco en la pretina en la espalda.

Las modelos eran similares en algunos aspectos a las 60.000 mujeres que participaron en diversos países en un estudio de Levi’s para documentar sus cuerpos electrónicamente, dijo Hanson.

Cuando se pusieron los nuevos vaqueros Curve ID, las modelos lucieron pantalones que les quedaban ajustados sin que les apretaran ni les quedaran abultados. El tiro del pantalón era diferente hacia atrás y hacia adelante y de igual manera se modificó la colocación de la bolsa trasera. Uno de los pantalones tenía una pretina más gruesa, mientras que otro llevaba puntadas de contraste que se extendían por la pierna.

“Los moldes de estos pantalones son una cosa totalmente distinta”, dijo Nguyen.

Entonces, las modelos intercambiaron los pantalones. La que tenía la cadera más estrecha y a la que le había quedado muy bien el pantalón para cuerpo Slight Curve, ahora tenía vaqueros con una cintura muy alta, y la modelo tipo Demi Curve, de figura proporcionada, no podía abrocharse los vaqueros para cuerpo Bold Curve que le habían sentado bien a la modelo con cadera estrecha. La modelo con cuerpo Bold Curve volvió a tener el problema del hueco en la pretina.

Aquí es donde la conexión entre moda y autoestima se estropea, dijo Nguyen. “Para que alguien se vea bien en la ropa que usa, tiene que sentirse cómodo en ella, y para que se sienta cómoda en ella, debe entallarle bien”, afirmó.

Via: Terra.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here