Ganar confianza en uno mismo es un asunto realmente importante, ya que nos permite alcanzar el éxito y tener la habilidad adecuada para saber expresar nuestras ideas de la mejor manera, por lo que podríamos afirmar que tener confianza en nosotros mismos implica saber comunicarnos, sin causar daño, pero dando a conocer nuestros puntos de vista-

Muchas personas suelen tener una manera pasiva al momento de comunicarse mientras que otras lo hacen de una forma agresiva. Por el contrario, quien es seguro de sí mismo no requiere caer en estos externos.

Por ejemplo, cuando tenemos seguridad en nosotros mismos somos capaces de expresar nuestras opiniones y manifestar la manera en la cual nos sentimos, podemos solicitar alguna que necesitemos, así como también podemos dar a conocer nuestro sentir cuando este no coincide con lo que la otra persona espera.

Incluso, quien siente seguridad en sí mismo está en capacidad de poder contestar un “no”, sin sentir culpa por ello.

Tener seguridad en uno mismo es realmente importante ya que puede ayudarnos a conseguir los objetivos que deseamos, pero más allá de eso, podemos sentirnos bien con nosotros mismos, sabiendo que nos hemos respetado, así como también le hemos dado respeto a los demás-

Cuando una persona tiene seguridad en sí misma, además está demostrando cuánto cree en sus capacidades y potencialidades. También, se caracterizan por tener facilidad al momento de hacer amistades, pudiendo resolver situaciones conflictivas o llegando a acuerdos de manera simple.

Es normal si en algún momento llegamos a experimentar un poco de seguridad, sin embargo, esto se convierte en un problema paralizante cuando nos impide realizar todos nuestros sueños o alcanzar nuestros logros.

Sin embargo, no todo está perdido, pues, existen técnicas para aprender a confiar más en nosotros mismos y demostrar seguridad.

Cómo tener mayor confianza

1-Adopta una buena postura: que de por sí demuestre toda la seguridad y confianza que posees en ti mismo. Por ejemplo, evita caminar de manera encorvada. Al contrario, trabaja para que tu postura corporal se mantenga erguida, esto influirá en tu estado de ánimo.

2-Sonríe: porque este es el mejor antídoto que puede existir para empezar a sentirnos bien. Sin embargo, no se trata de ocultar tus sentimientos, como cuando estás triste o con enfado, sino hacerlo de una manera verdadera. Siente la alegría desde tu interioridad y verás cómo esto se reflejará en todo cuanto te rodea.

3-Repite afirmaciones positivas: y trabaja por todo cuanto deseas en la vida. No esperes que el mundo te de todo como por arte magia. Al contrario, debes ser consciente que sólo tú tienes la responsabilidad de hacer que las cosas ocurran, así que esfuérzate por lograrlo. Cuando sientas que no puedes, simplemente repite en tu mente afirmaciones positivas, tales como: “yo puedo lograrlo”, “soy un ser excepcional que merece lo mejor”, “puedo dar lo mejor de mí”, entre otras.

4-Concentrate en tus aspectos positivos: y todo el valor que hay en ti. Esto tiene que ver con las afirmaciones de las cuales te hablamos en el punto anterior. Valorar los aspectos que te alejan de los pensamientos negativos. Sin embargo, no se trata solamente de repetirte mil veces lo buena persona que eres, sino de sentir realmente las virtudes que posees y recordar aquellos momentos en los cuales has tenido triunfos, tal como cuando has prestado ayuda y le ha sido útil a otra persona, cuando aprobaste un curso luego de suficiente esfuerzo, o cuando obtuviste buenas calificaciones en una prueba.

5-Enfócate en tus habilidades: sobre todo aquellas que pueden llevarte hasta donde tú deseas. Piensa en todas las cosas en las cuales te destacas, escríbelas en un papel y piensa cómo estás pueden ayudarte a conseguir tus objetivos, o todo aquello cuanto deseas, pero que no lo has intentado por miedo.

6-Piensa en todo lo que has logrado hasta ahora: y cómo has sido capaz de lograrlo. No puedes olvidar todo lo que has obtenido por enfocarte sólo en tus miedos o fracasos, los cuales podemos tener todos. Recuerda a menudo los logros que has conseguido y refuerza tu confianza con ello. Debes ser consciente de tus éxitos en todos los niveles, académicos, personales y laborales, así como todas las habilidades que posees y te han permitido disfrutar de dichos logros. Escríbelos, y una vez más vuelve a leerlos cuando tu confianza se vea debilitada. Has tenido logros significativos porque has sido perseverante, constante, puntual, responsable, o cualquier otra cualidad.

7-Examina quiénes son tus amistades: o con quiénes sueles compartir más, ya que esto también influye en la manera en la cual te sientas. Hay amistades que son tóxicas, mientras que hay otras que nos ayudan a reforzar nuestras virtudes. Por ello, es importante evitar rodearse de personas negativas, o que hagan críticas destructivas. Quizás este paso no sea sencillo, pero sí es posible lograrlo.

8- No te definas de forma limitante: si sólo te refieres a ti con frases negativas, jamás lograrás experimentar bienestar, y no te sentirás bien para enfrentar los retos que la vida te plantee.

Aplica estos pequeños consejos y lograrás ver cambios en tu vida. De hecho, otro paso importante es que te atrevas a tomar decisiones para que empieces a tomar las riendas de tu vida. Empieza por establecer metas y hacia dónde quieres llegar. Empieza ya mismo a confiar en tus potencialidades.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here