En esta nueva entrega se actualizó la tecnología y las condiciones que influyen en la prosperidad de las ciudades y la felicidad de los habitantes.

SimCity

SAN FRANCISCO.- La nueva versión del famoso videojuego SimCity disponible a partir de esta semana, una década después de la última entrega, reta a desarrollar ciudades florecientes considerando el cambio climático, la escasez de recursos y la felicidad de sus vecinos.

La secuela, que ahora tiene en cuenta las consecuencias de las decisiones políticas en materia de energía, sale este martes en Estados Unidos a 60 dólares la copia y días más tarde estará disponible en el Reino Unido en el marco de su lanzamiento global, según el editor Electronic Arts (EA).

Por ahora, el nuevo SimCity está diseñado sólo para jugar equipos con sistema operativo Windows, pero no se descarta su pronta llegada para computadores Mac.

Millones de personas han jugado SimCity desde que el videojuego diseñado por Will Wright fue lanzado en 1989, pero el título de Maxis Studio, subsidaria de EA, será la primera entrega de la franquicia en 10 años.

El primer videojuego de la serie se ganó un amplio y devoto número de seguidores y dio lugar a una exitosa línea de juegos de estrategia “The Sims”, en el que los usuarios manipulan mundos y personajes animados en simulaciones de la vida real.

En esta nueva entrega de SimCity, no sólo se actualizó la tecnología, sino también las condiciones que influyen en la prosperidad de las ciudades y la felicidad de los habitantes, señaló Maxis.

Además de gráficos en 3D, el juego contará con un nuevo motor de simulación que mejora su realismo y hace que las decisiones de desarrollo urbano se extiendan más allá de los límites de una ciudad, afectando incluso a ciudades vecinas.

“Hacer mejores seres humanos”

La nueva versión de SimCity cosechó críticas entusiastas y ya fue mencionada por el cofundador de Twitter, Biz Stone, y el director del documental ganador del Óscar, “Una verdad incómoda”, que trata sobre los efectos del calentamiento global.

Para desarrollar el último Simcity, Maxis trabajó con Games For Change, un grupo dedicado a la creación de juegos que combinan la diversión con el aprendizaje sobre temas sociales.

“Me encanta el juego”, dijo el director de “La verdad incómoda”, Davis Guggenheim, quien probó una versión piloto con su hijo el año pasado.

“El cambio climático es la mayor crisis de nuestro tiempo”, agregó, considerando que a pesar de esto, la gente no lo ve como una amenaza.

“Cuando uno juega al SimCity lo tiene enfrente y si se construye una central eléctrica de carbón se sienten las consecuencias: hay smog en la ciudad, la capa freática se ensucia y los vecinos se enojan”.

El cofundador de Twitter describió a SimCity como una iniciativa que contribuye a “hacer mejores seres humanos, un mundo más inteligente y un planeta más saludable”.

En el último SimCity, los jugadores se convierten en alcaldes virtuales, que guían el desarrollo de ciudades ficticias y cosechan las recompensas o los problemas de sus decisiones, según EA.

“Su misión es hacer una ciudad próspera y feliz”, dijo Erik Reynolds, de EA, en vísperas del lanzamiento. “Si no se tienen suficientes escuelas, habrá Sims sin educación y los Sims sin instrucción no llegan a nada bueno”.

La gente puede jugar al SimCity en solitario, o en grupo, estableciendo regiones abiertas donde se pueden construir hasta 16 ciudades por parte de diferentes actores.

“Si uno tiene una ciudad súper contaminada por quemar carbón y la vecina es verde, cuando el viento sople en su dirección uno cosechará lo que sembró”, dijo Reynolds.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here