El embarazo es una etapa inolvidable en muchos sentidos y es probable que uno de los recuerdos que nos quede es el de algún accidente. Y es que estos meses se suelen caracterizar por cierta torpeza y despiste, lo cual puede favorecer los pequeños traspiés. Dentro de la vida cotidiana existen riesgos que son comunes, pero se pueden prevenir.

1. Caídas

Los mareos suelen ocurrir sin previo aviso y son causantes de graves caídas y golpes. Es recomendable que camines pegada a la pared y te agarres de los barandales al bajar o subir escaleras.

2. Resbalones en la ducha

Tu centro de gravedad varía con tu embarazo por lo que al entrar o salir de la ducha puede que percibas diferente su dimensión y corres el riesgo de tropezar. Además el agua propicia suelos resbaladizos, evita accidentes colocando tapetes antideslizantes dentro y fuera de ella.

3. Torceduras de pie

Durante el embarazo la variación de peso significa una carga adicional para los músculos, por lo cual es importante que las piernas tengan un buen soporte al caminar. Durante el segundo y tercer trimestres utiliza zapatos con hormas anchas o amplias.

4. Fracturas

Cuando no se consume suficiente calcio previo y durante el embarazo, se corre el riesgo de sufrir fracturas vertebrales.

5. Hemorragias

No es señal forzosa de un aborto, durante el embarazo fluye más la sangre al cuello uterino y aunque no es raro notar unas manchas de sangre después de tener sexo con penetración, es importante que busques atención si sientes molestias constantes cuando estas con tu pareja.

Ya vemos que hay accidentes comunes en el embarazo, algunos más preocupantes que otros, algunos más prevenibles que otros pero en cualquier caso bastante frecuentes en las mujeres embarazadas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here