En ocasiones cometemos errores que tienen repercusiones negativas en la piel. Algunos de ellas son  como resequedad, irritación, brillos, o incluso flacidez. Por ello, es necesario aprender cuáles son los errores más frecuentes, y cómo se pueden evitar para darle el cuidado necesario a la piel.

Productos inadecuados. Los limpiadores apropiados, deben tener la capacidad de remover totalmente la suciedad, el maquillaje y otros agentes externos, sin eliminar los aceites naturales de la piel o las células sanas. Se debe buscar uno que haga el trabajo de manera equilibrada.

Lavar exageradamente. En la mayoría de los casos, limpiar una o dos veces al día es una rutina adecuada, pero hacerlo de más, puede llegar a irritar la piel e, irónicamente, propiciar una sobreproducción de grasas. Si utilizas maquillaje o protector solar, deja el lavado para la noche.

Usar la temperatura errada. El agua caliente se siente muy bien cuando hace contacto con la piel, pero puede perjudicar la salubridad del rostro y la producción natural de grasas. El agua tibia, inclinándose a fría, es la mejor para limpiar profunda y efectivamente.

Exfoliar de más. La exfoliación es la mejor manera de retirar los restos de células muertas, pero hacerlo con moderación es muy importante. La frecuencia de aplicación de productos granulados, se debe limitar a un máximo de dos o tres veces por semana.

No enjuagar lo suficiente. Apurar el proceso de limpiado puede acumular residuos de los productos en la piel, lo que posteriormente obstruye los poros y causa efectos negativos. Por ello es crucial enjuagar muy bien todo el rostro, incluyendo la línea de la mandíbula, nariz, e incluso el cuello.

Ingredientes irritantes. Evita el uso de productos que alteran la consistencia de la piel, tales como fragancias, colorantes y conservantes sintéticos. Es importante que antes de adquirir algún elemento, leas bien la tabla de contenido.

Rozar bruscamente con la toalla. Para secar apropiadamente, tan solo se deben dar suaves palmadas con la toalla a lo largo del rostro; de lo contrario, se está promoviendo la ruptura de la elasticidad de la piel.

Esperar mucho tiempo para humectar. Para maximizar la absorción de nutrientes, se deben aplicar los productos deseados, inmediatamente después de haber limpiado correctamente el rostro. Esperar mucho tiempo solo hará más difícil la capacidad de penetración de los ingredientes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here