Las zapatillas, bailarinas o flats  son, después de los tacones o plataformas los zapatos preferidos de muchas mujeres pues dan un balance perfecto entre comodidad y feminidad.

Pero por hermosas y geniales que parezcan, su uso prolongado implica problemas en los pies. Pues , utilizar estas piezas de forma recurrente hace que el arco de tu pie disminuya y afecte los talones.

Al ser un calzado plano y de suelas extremadamente delgadas son pocas las probabilidades de que tu pie siempre esté acolchado. En realidad, las bailarinas apenas amortiguan los impactos que tu pie recibe, pero también ocasionan consecuencias, las cuales son mencionan a continuación:

Dolores fuertes

La falta de soporte genera dolores en diversas zonas del pie e incluso podría afectar las rodillas y la cadera. ¿Calambres? Sí, son bastante frecuentes.

Fracturas e inflamaciones

Usar este tipo de calzado incrementa las posibilidades de sufrir fracturas, inflamaciones y tendinitis. Por eso, ten cuidado al caminar. ¡Mira que pisas y por donde pasas!

Lo más recomendable es usarlas con moderación, sobre todo si tienes largas jornadas. Opta por otras opciones de calzado y usas tus zapatillas para realizar actividades breves. Elige zapatos que tenga como mínimo 2 centímetros de tacón.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here