La reina del pop reconoce que lo que más dañado terminó tras su caída fue su propio ego, ya que caerse en plena actuación supuso una verdadera “pesadilla”.

“No me hice daño en el cu*o, pero sí en la cabeza. Sé cómo caer, me he caído de caballos muchas veces. Tengo una pequeña lesión de cervicales y me llevé un buen golpe en la parte de atrás de la cabeza. Tuve a un hombre inclinado sobre mí con una linterna hasta las tres de la madrugada para asegurarse de que continuaba en mi sano juicio. Siempre me pongo nerviosa durante las retransmisiones en directo porque al cantar no puedes cometer ni un error y lo peor que puede pasar es que te caigas por las escaleras. Una cosa es que me guste hacer que mis shows parezcan peligrosos y otra el peligro real”, declaró la intérprete -quien consiguió concluir su actuación a pesar del accidente- en el programa Jonathan Ross Show.

“Fue una pesadilla. Me encanta ser increíble, así que ensayo y ensayo para que cuando salga al escenario todo parezca muy sencillo y mágico. Pero hice completamente lo contrario, cree un espectáculo aterrador para todo el mundo”, añadió.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here