La llegada de las cámaras digitales ha popularizado el mundo de la fotografía. Con estos dispositivos prácticamente cualquier aficionado puede aprender y disfrutar del arte de tomar fotos. Lo más complicado ahora no es tanto llevar la teoría a la práctica para capturar buenas instantáneas sino comprar la cámara adecuada. Y es que entre tanta oferta, no siempre es fácil elegir el modelo que más se adapta a nuestras necesidades. Si sigues estos consejos seguro que aciertas.

Elegir el modelo que mejor se adapte tus necesidades

Lo primero que debes analizar es para qué quieres comprar la cámara digital; qué usos le vas a dar. Luego, te recomendamos que eches un ojo al catálogo de cámaras fotográficas de Sony o alguna otra marca de renombre. Y a partir de ahí, ya puedes decantarte por un tipo u otro de cámara. Seguramente, si no eres un fotógrafo profesional, lo más recomendable es que optes por una cámara compacta. Existen varios tipos:

 

  • Compactas básicas

 

Son las cámaras más adecuadas para principiantes. Ofrecen una calidad superior a las cámaras de los teléfonos móviles. Son ligeras y cuentan con un zoom óptico de corto alcance, de menos de 10 aumentos. Eso sí, todos sus modos son automáticos. Su precio es el más asequible.

 

  • Compactas básicas avanzadas

 

Incluyen conectividad WiFi, por lo que permiten mandar y compartir al instante las fotos que se realizan. Son las más recomendables si te gusta tomar fotos en la playa, en la montaña o mientras realizas deportes de riesgo, ya que son muy resistentes ante caídas, inmersiones leves en el agua, frío o presión.

 

  • Compactas tipo semi profesional

 

Se dirigen a los fotógrafos aficionados pero que buscan más calidad. Obviamente, son más voluminosas y pesadas que los modelos anteriores, cuentan con un zoom más potente, con de 20 aumentos, ajustes de velocidad y comandos semi automáticos.

Cuidado con los megapíxeles

Disponer de una buena cantidad de megapíxeles es importante, pero no es lo esencial. Por ello, te recomendamos que no centres tu decisión en base a este aspecto. De hecho, si una cámara tiene entre 8 y 12 Mpx es más que suficiente para poder obtener fotos que se pueden imprimir en tamaño A4. Incluso hay modelos que con 4 Mpx permite obtener impresiones 10 x 15 (estándar) con una excelente calidad.

Presta atención a la batería

La batería ha resultado ser un factor importante en la fabricación de las cámaras digitales. Conviene que sepas que existen dos tipos de batería para cámaras digitales compactas. Las recargables y las pilas convencionales. Las primeras son más pequeñas y dan mayor autonomía aunque, eso sí, tienen el inconveniente de que hay que llevar siempre el cargador o el cable para cargarlas. Las pilas convencionales duran menos y son más pesadas, pero son más sencillas de localizar si se gastan.

Otras consideraciones

Recuerda que en las cámaras compactas el tamaño del sensor se expresa en fracciones de pulgadas. El tamaño estándar en una compacta es de 1/2,3″ para las básicas y 1/1,7” para los modelos avanzados. La memoria interna tampoco es un factor relevante; conviene hacerse con una buena tarjeta de memoria, normalmente SD. Te recomendamos también que elijas un modelo con un buen estabilizador óptico porque te ayudará a la hora de realizar fotos sin trípode en situaciones de poca luz. Y, si es posible, prueba siempre la cámara antes de comprarla.

Lo importante para acertar es tener claro para qué queremos la cámara de fotos y cuál es nuestro presupuesto. No es necesario comprar los modelos que utilizan los fotógrafos profesionales, pues son equipos mucho más caros. Te aseguramos que en el mercado  encontrarás asequibles cámaras compactas y automáticas para que disfrutes al máximo de la fotografía.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here