Hoy pueden salirse de su estilo de vida Ni Una Dieta Más. No es grave. Les prometo que no van a engordar.

En mi carta al niño Jesús le pedí que se lleve la ansiedad de mis pacientes. Nadie engorda por comer mal una vez pero la ansiedad por comer hace que sea difícil comer sano todos los días.

Lo más peligroso de la copiosa cena del 24 es que al día siguiente no provoca desayunar. Aún sin hambre es necesario hacer un gran esfuerzo por desayunar más proteínas y así evitar sentir ansiedad en la tarde.

La mayoría de las personas empiezan a ser controlados por el Cerebro de Gordo por culpa de una cena. Despiertan sin apetito y no les provoca desayunar, llegan al almuerzo todavía sin hambre pero en la tarde la ansiedad por comer dulces es incontrolable. Esto es lo que se conoce como “Cerebro de Gordo”.

Es normal sentirse culpable por no poder controlar el apetito, pero la fuerza de voluntad no es suficiente para controlar el apetito. Aún sin hambre debes desayunar hasta estar más que satisfecho. Si sientes hambre en la tarde del 25 es porque desayunaste pocas proteínas.

Recuerden que la merengada Ni Una Dieta Más no es para sustituir las comidas. Pueden buscar opciones para su desayuno en el capítulo “Como bajar de peso” de mi libro Ni Una Dieta Más.

Dr Salomon Jakubowicz

Artículos relacionados

Bajar de peso rápido: cómo empezar (antes de ir al médico)

Controlar la Ansiedad por Comer

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here