Te entiendo. Has buscado trabajo hasta debajo de las rocas, y nadie te contrata. Si es el caso, puede no tener que ver con tu preparación ni con tu perfil general. Muchas personas pueden ganar un trabajo solo por la propuesta que hacen. ¿Quieres aprender esos trucos también? Sigue leyendo.

Si llevas un montón de tiempo buscando empleo en cuanta página de trabajo conoces, no te preocupes. Según Gananci, “nadie encuentra su camino sin haberse perdido varias veces”, y yo genuinamente lo creo.

Por eso hay que aprender de los errores. Quizás el tuyo sea que no estás redactando buenas propuestas de trabajo. No son lo suficientemente amigables, o profesionales, o están incompletas, y realmente esta es la clave que define si te contratan o no.

Así que es vital que sepas cómo redactar propuestas irresistibles para trabajos online, para que te empieces a llenar de trabajo y le des a tu vida el giro que necesitabas.

1. Cuida tu ortografía

Este aspecto es realmente muy importante. En lo personal, yo no contrataría a nadie que tuviera errores ortográficos, porque es la carta de presentación. Demuestra tu cuidado por los detalles, tu perfeccionismo y tu disposición a que todo esté en orden.

2. Mantén la cordialidad

Es preferible no utilizar expresiones coloquiales, y muchísimo menos palabras soeces. Utiliza lenguaje técnico propio de tu área y mantén la formalidad, pues darás un aspecto mucho más profesional.

3. Muéstrate amigable

Si las personas piensan que eres amigable y se llevan una genial primera impresión, ten por seguro que te van a contactar, porque te habrás quedado en su memoria y querrán seguir hablando contigo.

4. Preséntate

Ya que sabes el tono y la forma que deben tener tus propuestas, puedes pasar a redactarlas. La primera parte es tu presentación. Da un corto saludo, luego di tu nombre y tu apellido, y puedes decir otros datos como edad o nacionalidad, y después tu profesión o especialidad.

No te saltes este paso solo porque en tu perfil diga todos los datos necesarios para conocerte, porque siempre es una buena forma de romper el hielo.

5. Habla de tus logros y experiencias

Esta parte también es fundamental porque le indica a tu cliente lo bien preparado que estás para llevar a cabo el trabajo que te piden.

Habla de la experiencia laboral que tienes, en los sitios en los que has trabajado antes y tu formación académica, pero sin dar demasiados detalles (como hablar de lo bien que hacías figuras con plastilina en el jardín de infancia), para no aburrir. Que sea lo básico, pero que no dejes nada importante por fuera.

6. Explica paso a paso cómo harás el trabajo

Esto también es importante, porque así el cliente se puede dar cuenta de si se sentirá cómodo trabajando contigo o no. Y, claro, tú buscarás que se sienta a gusto con que tú hagas el trabajo.

Debes ser lo más específico posible, detallando todos los pasos a realizar y el producto final.

7. Realiza un cronograma

Esto les servirá tanto a ti como a tu cliente, para que él sepa específicamente cuánto te vas a tardar y tú tengas una organización clara y fechas límites. Puedes incluir, además de las fases del trabajo, fecha de primera entrega, revisión por parte de tu cliente, correcciones en caso de que fueran necesarias y fecha de entrega final. Quizás esta guía sobre cómo cumplir metas a corto plazo te pueda ayudar en este paso.

8. Adjunta ejemplos de tu trabajo, si es posible

Crea un buen portafolio que refleje todo el trabajo que has realizado anteriormente. Puedes incluir audios, videos, documentos, fotos, y hasta tu resumen curricular

9. Especifica lo que vas a necesitar

Muchas veces las pautas del empleo pueden ser muy escuetas. Me ha pasado que me encuentro en el aire y no tengo ni la más mínima idea de si lo estoy haciendo como se supone que es o estoy perdiendo mi tiempo.

Puedes aprovechar la ocasión para solicitar un poco más de información, como datos de la empresa, estilo, para cuándo se necesita…

10. Establece tu precio

Nunca debes colocar esta sección al inicio, pues parecerá que es lo único que te interesa. Puedes dar un presupuesto por cada una de las partes del trabajo, en caso de que tenga varias, o por hora, para que no haya dudas sobre el costo de cada cosa, y luego dar el precio total.

Pon en práctica todos estos trucos y verás que más pronto de lo que esperas te lloverán contratos. ¡Éxitos!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here