El maquillaje es un arte que hay que aprender y, poco a poco, con paciencia y práctica, podemos hacer de él una verdadera arma de seducción. El maquillaje puede ser un arma de doble filo; si la utilizamos correctamente podremos potenciar nuestros puntos fuertes, pero si lo hacemos mal podemos enmascarar nuestra belleza y convertirla en algo artificial.

A continuación te mostramos un paso a paso, ponlo en práctica y comprueba los resultados

  1. Preparación de la cara

Lave con un limpiador suave y luego hidrátela, para que su corrector actúe sin problemas.

  1. Seleccione las áreas de la cara que le gustaría igualar el color con corrector

Para ocultar los puntos conflictivos, como las ojeras o el enrojecimiento alrededor de la nariz, aplica un corrector líquido que sea del mismo tono o un tono ligeramente más claro que el tono de tu piel.

Use un pincel corrector y ponga los puntos por encima de la frente, a lo largo del hueso de la frente, debajo de los ojos, a lo largo de las esquinas de la boca, en la barbilla, y alrededor de sus fosas nasales.

  1. Mezclar el corrector

Usando un pincel corrector plano, utilice suavemente el cepillo sobre la piel para extender el producto uniformemente.

  1. Mire su cara en un espejo para asegurarse de que todo se mezcla correctamente

Puede que el corrector no se mezcle lo suficiente, sin embargo, coja una esponja de maquillaje, humedezca la punta de la misma con agua, y utilice el corrector hacia afuera para mezclar.

¿Corrector antes de la base o base antes del corrector?

Si tiene la gran suerte de llevar un cutis que no necesita mucha cobertura, puedes empezar aplicando un corrector en las zonas que necesitan ser camufladas (por ejemplo, ojeras o manchas) y continuar con una ligera capa de la base cuando sea necesario intentando igualar el tono de piel.

Puedes incluso encontrar que no es necesario usar la base para nada. En cualquier caso, si utiliza bases en polvo o en crema, siempre debes aplicar primero el corrector para evitar cualquier desastre.

No obstante, algunas mujeres prefieren aplicar la base antes que el corrector porque se ve como más natural.

Debido a que ya ha igualado el tono de piel y ha minimizado las imperfecciones con una base, solo debes aplicar el corrector en aquellas zonas que necesitan algo de camuflaje extra. De esta manera utilizas menos cantidad de tu corrector y no malgastas más de lo necesario.

Aunque puedes aplicar cualquier tipo de corrector después de ponerte una base líquida, con los correctores en polvo hay que tener más cuidado, ya que deben ser aplicado sólo después para evitar la piel pastosa y poco natural.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here