Uno de los momentos más importantes de la maternidad es la lactancia; sin embargo, ésta ha disminuido en los últimos años de manera desfavorable.

Cuando eres mamá primeriza es muy frecuente encontrarse con algunas dificultades a la hora de amamantar, debes ir creando tu propia técnica con distintas posturas para realizar una lactancia perfecta; Aquí te dejamos 4 tips.

  1. Acércalo a tu pecho sin forzarlo.
  2. Roza su mejilla con el pezón o el dedo. El instinto del niño hará que gire la cara buscándolo.
  3. Para empezar a amamantar, el pequeño deberá abrir la boca como si fuera a bostezar.
  4. Si sientes dolor cuando el bebé empieza a succionar, interrumpe la lactancia poniendo un dedo entre su boca y el pezón e inténtalo un poco más tarde.

Dar el pecho requiere de 40 minutos, aproximadamente. Así que es preciso que encuentres un lugar en el que puedas relajarte, adoptar la postura más cómoda para ti y para tu hijo. Cuanto más relajada estés, más fácil te resultará amamantar a tu pequeño. Cuando el bebé haya aprendido la “técnica”, observarás que amamantar es una experiencia inolvidable que se desarrolla sin problemas y se creará un lazo muy fuerte entre el bebé y su mamá.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here