Como el vestido negro y el jean oscuro, el pantalón caqui es una de esas piezas de fondo de armario con la que muchas contamos. Sin embargo, es renegado con frecuencia porque, quizá, se asocia solo a determinadas ocasiones. Sigue leyendo y conoce tres maneras de combinarlos y lograr un estilo moderno.

El primer paso es consideres tres puntos clave: el color –qué tan claro u opaco es–, el corte –si es recto, a la cadera, con bota campana– y detalles como bordados en los bolsillos, botones llamativos o dobles costuras.

Chaquetas. Son una excelente manera de elevar el “informal” pantalón caqui que, casi siempre, se deja para los fines de semana. Un blazer de corte recto en tonos sólidos como negro, gris plomo o algún color joya, un kimono estampado o incluso una holgada y larga ayudan a crear un outfit para un día en la oficina o salidas casuales. Los pantalones entallados y los que tienen largo al tobillo son perfectos para usar tacones nude.

Con una camisa blanca. Mil veces vista y aún no pierde vigencia. La camisa blanca, de cuello y puños, es una de las prendas más elegantes que existe. La manera de darle vida a este dúo es con accesorios. Collares, zarcillos y, especialmente, con bolsos y zapatos. Puedes optar por sandalias de cuña –las famosas wedges–, los flats o tacones de punta. Entre los bolsos, los unicolores tipo bandolera y los clutches en tonos pastel son otras alternativas.

Juega con estampados. Sí, no tengas de miedo de mezclar un pantalón caqui con blusas que tenganprints florales, abstractos o simplemente palabras. Con ellas puedes infundirle a tu look toques de color en rojos, azules, verdes, naranjas o pasteles que los renovarán.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here